14 de marzo de 2011

Viva la madre que me parió!

Mi madre, más maja que las pesetas, es una artista en toda regla. Y os cuento por qué. Le pides que te haga un collar y lo hace, una flor para una solapa para una chaqueta y lo hace, diademas, broches... lo que la pidas vamos.

La planteé un nuevo reto. Hacer una manta para brochas. He estado mirando mantas para las brochas y pinceles que tengo y la verdad que ninguna me convencía para lo que necesitaba, ya que tengo brochas de diferentes marcas y tamaños, con lo que las que me gustaban eram muy caras para mi bolsillo.
Asi que puse a mi madre manos a la obra y ahora veréis el resultado.
Cómo podréis ver, la mujer no ha tenido que comprar ningun material, asi que ha reciclado telas que tenía en casa sin usar.

Lo bueno que le veo a esta manta artesanal es que ha personalizado cada hueco para una brocha en concreto, como cada brocha tiene un tamaño diferente, la manta también, con lo que no quedan ni prietas en las fundas ni grandes. No sé si esto pasará con las que se pueden encontrar en las tiendas o en internet, con lo que no puedo compararlas.

Aqui os dejo la magnifica creación

La manta está enrollada y atada con un lacito para que ocupe poco y se pueda llevar de viaje sin problemas


Aqui está desplegada


Cuando se abre tiene como una especie de doblez para proteger las brochas. Y una vez desplegado todo queda de la siguiente manera



 ¿Que os parece?

Espero que os haya gustado. Que tengáis un buen inicio de semana!